FANDOM


El Tiempo Cronológico y el Tiempo HistóricoEditar

El ser humano ha creado unidades que le permiten organizar el pasado y explicar el tiempo cronológico. En la vida cotidiana, las medidas de tiempo más comunes son los segundos, los minutos, las horas, los días, las semanas, los meses y los años. Pero cuando se habla de procesos o etapas de la historia, se suele emplear medidas mucho mas largas: décadas, siglos y milenios. Algunos acontecimientos, como las invasiones militares, son sucesos que pueden durar años; mientras que los cambios en la economiá o las estructuras políticas son procesos que se desarollan a lo largo de décadas. Por último, los periodos que se extieden por siglos se conocen como etapas.

Como sabemos, limitarnos a un recuento de eventos no es suficiente para explicar la vida de los hombres y mujeres a lo largo de la historia. Para ello, es necesario analizar el tiempo histórico, es decir, los cambios y permanencias en las sociedades. Si observamos con atención a nuestro alrededor nos daremos cuenta de que algunas cosas se han cambiado y otras permanecen igual. Así, por ejemplo, en nuestra localidad se han construido nuevos edificios y pavimentado calles, pero la plaza principal, el mercado y la iglesia están en el mismo lugar y no han cambiado.Por otra parte los cambios no son todo iguales. Un cambio se valorará como positivo si mejora la situación anterior (evolución) y como negativo si la empeora (involución). Un aspecto o situación que no cambia constituye una "permanencia" por la costumbre o por su resistencia al cambio

Los CalendariosEditar

Para ordenar los sucesos históricos, es necesario acordar un punto de de partida fijo desde el cual empeza a contar. En la actualidad, casi todo el mundo acepta el calendario cristiano, es decir, se toma como referencia el nacimiento de Cristo. Los hechos anteriores a este suceso -conocidos como antes de ciristo (a.C) -son contabilizados en forma descendente: Por ejempl, un hecho que tuvo lugar en el año 2000 a.C es anterior a uno que sucedió en el año 155 a.C. Los acontecimientos ocurridos después del nacimiento de cristo (d.C), por su parte, son contabilizados en forma ascendente. Es decir, si algo sucedió en el año 2001, sabemos que fue posterior a un hecho que ocurrió en el año 1500.

No obstante, la cronología cristiana no es la única opción. En la actualidad, distintas sociedades usan puntos de renferencia que guarda relación con su cultura. El calendario judío, por ejemplo empieza a contar el tiempo 3760 años antes del nacimiento de Cristo, fecha en que, según la tradición bíblica, se habría creado el mundo. El calendario Musulmán, en tanto, tiene su punto de partida en el año 622 de nuestra era, año en el que el profeta Mahoma encabezó la huida de la ciudad de La Meca hacia la ciudad de Medina. Los mayas, por su parte, utilizaban un cómputo del tiempo llamado "cuenta larga" , que reigstraba los hechos desde la creación de los seres humanos, el 11 de agosto del año 3114 a.C.

Calendario maya

Calendario Maya

Calendario judió

Calendario Judío











La Organización de la HistoriaEditar

Para estudiar de manera ordenada la historia de la humanidad y entender mejor los procesos que ocurren a lo largo del tiempo, los historiadores fijan etapas, es decir, periodos en los que se mantuvieron constantes ciertas características.

En primer lugar, existen dos grandes periodos: la etapa ágrafa (sin escritura) y la etapa de la historia escrita Tradicionalmente,se llamo prehistoria; sin embargo, como no es un periodo "antes de la historia", como su nombre pareciera indicar, en la actualidad se prefiere denominar etapa ágrafa. Esta transcurre desde el surgimieno de los primeros antepasados de los seres huamnos hasta la invención de la escritura. 

Pero esta no es la única división que existe. La mayoría de los historiadores divide la etapa ágrafa en dos subperiodos según la forma de via de las comunidades primitivas: Paleolítico y Neolítico. Otros historiadores añaden la Edad de los Metales (a partir del trabajo de metales para hacer armas y utensilios) -en ciertas regiones del planeta -, conicide con el neolítico o incluso es posterior al surgimiento de la escritura.

En cuanto a la historia escrita, hasta el presente se divide en cuatro etapas

  • La Edad Antigua comenzó con el surgimiento de la escritura, alrededor del año 3200 a.C., y finalizó en el año 476 d.C., cuando cayó el Imperio Romano de Occidente
  • La Edad Media empezó en el año 476 d.C. y terminó en 1453, cuando los turcos otomanos se apoderaron de Constantinopla, la capital del Imperio Romano de Oriente, o bien en 1492, cuado Colón llego a Ámerica
  • A partir de entonces comenzó la Edad Moderna, que finalizó en 1789, con la Revolución Francesa
  • Esta Revolución dio inico a la Edad Contemporánea, que continúa hasta nuestros días.
Etapas











Otro Modo de Dividir la HistoriaEditar

Además de la división tradicional de la historia ha habido (y hay) autores y corrientes que han efectuado sus propias divisiones. Por ejemplo Marx y Engels divideron la historia en cinco etapas basadas en el modo de producción, que creaba una sociedad determinada

  1. La Comunidad Primitiva (que corresponde a los periodos paleolítico y neolítico), en la que se da una lucha entre el ser humano y la naturaleza. No existen Jerarquías Sociales
  2. La Esclavista (que corresponde a la Edad de los Metales y a la Edad Antigua), en la que la producción se basa en la existencia de mano de obra esclava y la sociedad se divide entre esclavistas y esclavos
  3. La Feudal (que coincide con la Edad Media), en la que la producción se basa en la existencia de siervos y la sociedad se divide entre señores feudales y vasallos.
  4. La Capitalista (que corresponde a las edades Moderna y Comtemporánea), en la que la producción se basa en la mano de obra asalariada y la sociedad se divide ebtre burgueses capitalistas y obreros
  5. La Comunista (etapa final de la historia humana que aún esta por venir), en la que no existe la propiedad privada y no habrá antagonismos entre clases sociales.

Los defensores de esta propuesta señalan que una investigación del devenir histórico debe privilegiar las relaciones (económicas y políticas) establecidas entre los individuos de distintas sociedades y cómo estas cambian en el tiempo.