FANDOM


La República Popular de China (en chino simplificado: 中华人民共和国 y en pinyin: «Zhōnghuá Rénmín Gònghéguó»), o simplemente China (en chino simplificado: 中国 y en pinyin: «Zhōngguó»), es un Estado soberanosituado en Asia Oriental. Es el país más poblado del mundo, con más de 1 300 000 000 habitantes y la primera potencia económica mundial por PIB en términos de paridad de poder adquisitivo. La República Popular de China es un Estado unipartidista gobernado por el Partido Comunista y tiene la sede de su gobierno en la capital, Pekín. Está dividida en veintidós provincias, cinco regiones autónomas, cuatro municipios bajo jurisdicción central —Pekín, Tianjin, Shanghái y Chongqing— y dos regiones administrativas especiales —Hong Kong y Macao Asimismo, China reclama la que considera provincia de Taiwán, que es controlada por la República de China con un estatus político de la isla controvertido.

Con una superficie aproximada de 9,6 millones de km, China ―que tiene fronteras con catorce Estados soberanos es el tercer país más extenso del planeta por superficie terrestre detrás de Rusia y Canadá y el cuarto si se cuentan las masas de agua detrás de Rusia, Canadá y Estados Unidos. El paisaje chino es vasto y diverso, desde las estepas y los desiertos del Gobi y Taklamakán en el árido norte hasta los bosques subtropicales en el húmedo sur. Las cordilleras montañosas del Himalaya, el Karakórum, Pamir y Tian Shan la separan del sur y el centro de Asia. Los ríos Yangtsé y Amarillo, tercero y sexto más largos del mundo, discurren desde la meseta tibetana hasta desembocar en las densamente pobladas costas orientales. China tiene 14 500 km de costa a lo largo del océano Pacífico y está bañada por los mares Amarillo, de Bohai, de China Oriental y de la China Meridional.

La civilización china, una de las más antiguas del mundo, floreció en la fértil cuenca del río Amarillo. Durante milenios, su sistema político se basó en monarquías hereditarias, conocidas como dinastías. La primera de las cuales fue la semimitológica dinastía Xia en torno al 2000 a. C. Desde el 221 a. C., cuando la dinastía Qin conquistó diversos Estados y formó el primer Imperio chino, el país se ha expandido, fracturado y ha sido reformado en numerosas ocasiones. La República de China derrocó a la última dinastía en 1911 y gobernó la China continental hasta 1949. Después de la derrota del Imperio del Japón en la Segunda Guerra Mundial y la retirada de sus tropas de China, el partido comunista se impuso en la Guerra Civil y proclamó la República Popular de China en Pekín el 1 de octubre de 1949. El derrotado régimen de la República de China, dominado por el partido Kuomintang trasladó su gobierno a Taipéi y desde entonces, la jurisdicción de la República de China se limita a Taiwán y algunas islas periféricas.

historia Editar

La historia de China, como cronología de una de las civilizaciones más antiguas del mundo con continuidad hasta la actualidad, tiene sus orígenes en la cuenca del río Amarillo, donde surgieron las primeras dinastías Xia, Shang y Zhou. La existencia de documentos escritos hace cerca de 3500 años han permitido el desarrollo en China de una tradición historiográfica muy precisa, que ofrece una narración continua desde las primeras dinastías hasta la edad contemporánea. La cultura china, según el mito, se inaugura con los tres emperadores originarios: Fuxi, Shennong y finalmente el Emperador Amarillo Huang, este último considerado como el verdadero creador de la cultura. Sin embargo, no existen registros históricos que demuestren la existencia real de estas personalidades, las que de acuerdo con la transmisión oral de generación en generación, habrían vivido hace unos 5000 a 6000 años.

La enorme extensión geográfica del estado actual de la República Popular China hace que, inevitablemente, la historia de todo este territorio abarque, en sentido amplio, a un gran número de pueblos y civilizaciones. Sin embargo, el hilo conductor de la narración tradicional de la historia china se centra, en un sentido más restringido, en el grupo étnico de los chinos, y está íntimamente asociada a la evolución de la lengua china y su sistema de escritura basado en los caracteres. Esta continuidad cultural y lingüística es la que permite establecer una línea expositiva de la historia de la civilización china, que, tanto desde los textos más antiguos del I milenio a. C., como desde los clásicos confucianos, pasando por las grandes historias dinásticas promovidas por los emperadores, ha continuado hasta el presente. Los descubrimientos arqueológicos del siglo XX, muy en especial los de los huesos oraculares, que recogen las primeras manifestaciones escritas en lengua china han contribuido en las últimas décadas a un conocimiento mucho más detallado de los orígenes de la civilización china.

La narración tradicional china de la historia se basa en el llamado ciclo dinástico, mediante el cual los acontecimientos históricos se explican como el resultado de sucesivas dinastías de reyes y emperadores que pasan por etapas alternas de auge y declive. Este modelo del ciclo dinástico ha sido criticado por muchos autores1 por dos razones fundamentales: En primer lugar, por su simplismo, ya que el modelo adopta un patrón recurrente según el cual los primeros emperadores son heroicos y virtuosos, mientras que los últimos son débiles y corruptos. Esta visión está sin duda influida por la interpretación de las propias dinastías reinantes, que encontraban en la degradación de la dinastía precedente una legitimación de su propio ascenso al poder. En segundo lugar, el modelo dinástico ha sido también criticado por presentar una visión nacionalista artificial, pues lo que en una interpretación alternativa podría verse como una sucesión de diferentes estados y civilizaciones en un mismo territorio, aparece como una mera alternancia de regímenes de gobierno en el marco imperturbable de una entidad nacional única.

A pesar de estas críticas el modelo del ciclo dinástico permite ver los acontecimientos históricos que han llevado a la formación de la China actual como una estructura lineal de fácil comprensión, lo cual ha mantenido su vigencia entre los historiadores hasta la actualidad. Otra razón principal por la que el estudio de las dinastías y sus emperadores ha sido fundamental entre los chinos en el análisis de su propia historia es el sistema tradicional de datación de fechas, según el cual cada emperador establecía sus periodos de reinado como marco para contabilizar los años. Así, el año cristiano de 1700 se corresponde según el sistema tradicional chino con el año 38 de la era Kangxi, mientras que el año 1750 sería el año 15 de la era Qianlong. Incluso hoy en día, en Taiwán el año 2007 se designa en contextos formales como año 96 de la República. Este uso de las dinastías y sus emperadores para la propia datación de los años ha hecho imprescindible el dominio de la cronología dinástica en la tradición cultural china para adentrarse en el estudio de la historia.

prehistoria Editar

China tiene el registro fósil de dinosaurios más grande del mundo con más de 500 especies registradas, le sigue en segundo lugar Argentina. La evidencia arqueológica sugiere que los primeros homínidos que habitaron China llegaron a ese país entre 0,25 y 2,24 millones de años atrás. Una cueva en Zhoukoudian —cerca de la actual Pekín— contiene fósiles que datan de entre los años 680 000 y 780 000 a. C. y pertenecen al llamado Hombre de Pekín, una subespecie de Homo erectus que vivía de la caza y la recolección, utilizaba el fuego y herramientas de piedra. En el mismo sitio del Hombre de Pekín se hallaron restos de un Homo sapiens que datan de 18 000-11 000 a. C. La evidencia más temprana de un ser humano completamente moderno en China se encuentra en Liujiang (Guangxi), donde se encontró un cráneo que ha sido fechado en aproximadamente 67 000 años. Aunque persiste la controversia sobre la datación de los restos de Liujiang, especialmente cuando se compara con otros esqueletos similares, como el hallado en Minatogawa, en la isla de Okinawa. Algunos expertos afirman que desde hace 5000 años existió una forma de protoescritura en China.

clima Editar

El clima de China está dominado en gran parte por la estación seca y los monzones, que provocan una pronunciada diferencia de temperaturas entre el invierno y el verano. En invierno, los vientos del norte que provienen de latitudes más altas son secos y fríos; en verano, los vientos del sur que provienen de las zonas costeras son cálidos y húmedos. El clima varía de región a región debido a la compleja orografía del país, aunque se pueden diferenciar en tres grandes zonas. La zona monzónica del este, en el que hay un clima húmedo; la zona seca del noroeste, donde el clima es seco; y al sur, en la meseta del Tíbet, el clima es frío. El clima de las montañas se caracteriza por una gran cantidad de lluvias, particularmente entre los 600 y los 2000 msnm, donde las precipitaciones suelen estar por encima de los 1000 mm, aunque a partir de los 1000 msnm son en forma de nieve.

El oriente, la costa y el sur tiene un clima subtropical húmedo. Es un clima cálido dominado por los monzones y ocasionalmente llegan vientos polares de la zona de Siberia. Las temperaturas oscilan entre los 15 y 30 °C y las precipitaciones varían mucho: más de 1000 mm en el sur y menos de 500 mm en el norte. El clima continental húmedo aparece en el noreste del país y en las zonas de transición entre el clima seco y el subtropical húmedo; las precipitaciones son menos abundantes —entre 500 mm y 800 mm anuales—, y las temperaturas son calurosas en verano y muy frías en invierno, por la influencia del anticiclón siberiano. En ocasiones llegan masas de aire del clima subtropical húmedo que traen lluvias y temperaturas cálidas consigo.

Uno de los principales problemas ambientales en China es la continua expansión de sus desiertos, particularmente el desierto de Gobi. Aunque las barreras de árboles sembradas desde los años 1970 redujeron la frecuencia de las tormentas de arena, las sequías prolongadas, el agotamiento de los acuíferos con el descenso del nivel freático continúan y provocan tormentas de polvo que invaden el norte de China cada primavera, y que en ocasiones se esparcen a otras partes del Lejano Oriente, incluyendo Corea y Japón. De acuerdo al supervisor de medio ambiente Sepa, China pierde un millón de acres (4000 km) por año ante la desertificación. La calidad del agua, la erosión y el descontrol de la contaminación se han convertido en problemas importantes que afectan las relaciones de China con otros países. El derretimiento de los glaciares en los Himalayas podría llevar a una sequía que afectaría a cientos de millones de personas.

Flora y fauna Editar

China es uno de los diecisiete países megadiversos, y yace en dos de las ecorregiones más grandes del mundo: el paleártico y la Indomalaya. Cuenta con más de 34 687 especies de anfibios, aves, mamíferos, reptiles y plantas vasculares, el tercer país más biodiverso de la Tierra, sólo después de Brasil y Colombia. De hecho, es hogar de al menos 551 especies de mamíferos (el 3.º el mundo), 1221 especies de pájaros (8.°), 424 especies de reptiles (7.°) y 333 especies de anfibios (7.°). De las especies endémicas de mamíferos del país, se destacan: el oso panda, el mono de pelo dorado, el tigre del sur de China, el faisán morón, la grulla de cresta roja, el ibis nipón, el delfín blanco de río (extinto) y el caimán chino.

Un panda gigante en la Reserva natural nacional Wolong, Sichuan.

Dentro de su territorio hay más de 32 000 especies de plantas vasculares y alberga una gran variedad de bosques. Los bosques fríos de coníferas predominan en el norte y son el hábitat de animales como el alce, el oso negro asiático y más de 120 especies de aves. En el sotobosque de coníferas húmedas se pueden encontrar los troncos de bambú. El tejo y el enebroresiden a mayores altitudes, donde el rododrendón sustituye al bambú. Los bosques subtropicales, que predominan en el centro y sur, son el hogar de más de 146 000 especies de flora.Las selvas tropicales y estacionales, aunque restringidas a Yunnan y Hainan, contienen a un cuarto de todas las especies animales y vegetales halladas en el país. En China crecen más de 10 000 especies de hongos,227 de los cuales, casi 6000 son hongos superiores. Otras especies de plantas importantes incluyen: metasecouya, el ciprés chino, la cataya, el abeto chino, el alerce dorado, el pino taiwanés, elciprés fujiano, la davidia, la guatapercha y la campotecia.

La vida silvestre china comparte su hábitat y es presionada por la población de Homo sapiens más grande del mundo. Al menos 840 especies animales se encuentran amenazadas, vulnerables o en peligro de extinción, principalmente a causa de las actividades humanas como la destrucción de su hábitat, contaminación y obtención de alimentos, pieles e ingredientes para la medicina tradicional.229 Las especies amenazadas están protegidas por la ley, y en 2005 existían más de 2349 áreas protegidas que abarcaban un área total de 149,95 millones ha, el 15 % del territorio chino. El 11 de junio de 1992 el gobierno firmó el Convenio sobre la Diversidad Biológica de Río de Janeiro, y se convirtió en miembro de la convención el 5 de enero de 1993.231 Posteriormente produjo el Plan Nacional de Acción y Estrategia de Biodiversidad, que tras una revisión fue aceptado por la convención el 21 de septiembre de 2010.

fin del gobierno imperial Editar

La dinastía Qing, que gobernó de 1644 a 1912, fue la última de China. En el siglo XIX, los Qing tuvieron que hacer frente al imperialismo occidental en las dos Guerras del Opio (1839-1842 y 1856-1860) contra del Reino Unido. Derrotada por la nación europea, China fue forzada a firmar tratados no equitativos, pagar compensaciones, permitir la extraterritorialidad y ceder el puerto de Hong Konga los británicos. La Primera guerra sino-japonesa (1894-95) eliminó la influencia de los Qing en la península de Corea, además de ceder el control de la isla de Taiwán a Japón.65 El debilitamiento del régimen Qing incrementó los problemas internos. Entre los años 1850 y 1860 la guerra conocida como la rebelión Taiping arrasó el sur de China, mientras que otros levantamientos como las Guerras de los Clanes Punti–Hakka (1855-1867), la rebelión Nien (1851-1868), la rebelión Miao (1854-1873), la rebelión Panthay (1856-1873) y la rebelión de los dunganes (1862-1877) causaron estragos en todo el país.

En el siglo XIX comenzó la gran diáspora china. Las tasas de emigración se elevaron por los conflictos internos y las catástrofes como la hambruna del norte de China de 1876-1879, que cobró la vida de entre nueve y trece millones de personas. En 1898, el Emperador Guangxu planeó una serie de reformas para establecer una monarquía constitucional moderna, pero fue destronado por la emperatriz Cixi, en un golpe de Estado, aunque también desarrolló una importante labor reformista introduciendo el telégrafo y el ferrocarril y aboliendo prácticas tradicionales como el vendaje de los pies en las mujeres. La rebelión de los bóxers de 1899-1901, un movimiento en contra de la influencia extranjera en el país, debilitó aún más al gobierno Qing. Finalmente, la revolución de Xinhaide 1911 terminó con la dinastía Qing y estableció la República de China.

salud Editar

El Ministro de Salud, junto con sus contrapartes a nivel provincial, se encargan de supervisar las necesidades sanitarias de la población. Desde inicios de los años 1950, la política sanitaria china se caracteriza por un énfasis en la salud pública y la medicina preventiva. En esa época, el Partido Comunista comenzó la Campaña Patriótica de Salud, cuyo objetivo era mejorar la sanidad y la higiene, así como el tratamiento y prevención de varias enfermedades. Algunos padecimientos como el cólera, la fiebre tifoidea y la escarlatina, que anteriormente eran comunes en China, fueron casi erradicados por la campaña. Luego de que Deng Xiaoping comenzara a implementar las reformas económicas en 1978, la salud de la población mejoro rápidamente gracias a una mejor nutrición, aunque muchos de los servicios de salud gratuitos que se brindaban en el campo desaparecieron junto a las comunas populares. La atención a la salud en China casi se privatizó y experimentó un aumento importante en cuanto a su calidad. En 2009, el gobierno comenzó una iniciativa de tres años para proveer atención a la salud con un costo de US$ 124 mil millones; como resultado, dos años más tarde el 95% de sus habitantes contaban con seguridad social.403 China es el tercer proveedor más importante de fármacos, pero su población sufre del desarrollo y distribución de medicamentos piratas.

La esperanza de vida al nacer es de 75 años, y la tasa de mortalidad infantil es de 12 por cada 1000 habitantes. Ambos índices han mejorado significativamente desde mediados del siglo XX. La incidencia de niños con bajo peso debido a la desnutrición declinó de 33,1% en 1990 a 9,9% en 2010. Pese a las mejoras importantes en la salud y la construcción de instalaciones médicas avanzadas, China tiene varios problemas de salud pública emergentes, como las enfermedades respiratorias causadas por la contaminación del aire, cientos de millones de fumadores y un incremento en la obesidad entre los jóvenes de zonas urbanas. En 2010, la contaminación aérea causó la muerte de 1,2 millones de personas. La numerosa población y las ciudades densamente pobladas provocan serios brotes de enfermedades, como el brote de SARS de 2003.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.